Shark Tower Cancún y Saving Our Sharks unen esfuerzos para salvar al tiburón de su extinción en el caribe mexicano

En las últimas décadas se ha presenciado un grave abuso de nuestra fauna y ecosistemas, que ya sea por ignorancia o temor, se ha llevado a muchas especies al borde de la extinción como es el caso del tiburón, una especie con más de 450 millones de años de evolución que es el responsable de conservar el equilibrio en el ecosistema marino pero que ha sido cazado de forma ilegal en nuestro país por décadas.

Cifras de la Conapesca señalan que en nuestro país, mueren entre 4 y 6 millones de tiburones cada año debido a actividades de pesca ilegal. Hoy en día existe una sobreexplotación del tiburón pues lo consideran un recurso pesquero que se consume como cazón o bacalao en diversos restaurantes, engañando al consumidor por los bajos costos de su carne.

Por esa razón, ha surgido una alianza entre Grupo Luximia, que a través de su desarrollo principal, Shark Tower Cancún, un desarrollo residencial de lujo ubicado en Puerto y la fundación Saving Our Sharks, con más de 10 años de experiencia enfocada en la protección del tiburón, han unido esfuerzos para crear un laboratorio de investigación en el que desarrollarán un cautiverio de tiburón que les permita investigar a la especie en todo el arrecife americano, pelear por nuevas leyes de protección y trabajar con los pescadores para eliminar la pesca del tiburón en el país.

“Estamos muy agradecidos con Grupo Luximia, la desarrolladora a cargo del proyecto quien desde hace 3 años se acercó a nosotros para hacer algo más por salvar al tiburón en el caribe mexicano, una especie que ha sido perseguida por décadas y ahora podremos llevar nuestros esfuerzos a otro nivel y poder proteger al tiburón no sólo en el Caribe Mexicano sino en otras zonas costeras del país”, señaló Luis Lombardo, Director de la fundación Saving Our Sharks.

Para el caso de Grupo Luximia, desarrollar un proyecto con conciencia ambiental ha sido uno de sus pilares para edificar vivienda en la zona y preservar ese equilibrio con la naturaleza. Shark Tower, es ahora su estandarte pues esun proyecto único en el mundo al ser la primera torre residencial con forma de aleta de tiburón en que se conjunta la estética arquitectónica con un lujo exquisito y que ahora será el albergue de este laboratorio para preservar al tiburón de su pesca ilegal.

“Al desarrollar Shark Tower Cancún, decidimos desde un inicio que sería un proyecto con causa, ya que un porcentaje de la venta de estos departamentos se destinará a la fundación de Saving Our Sharks para ayudarles a poner en marcha el laboratorio y su investigación para la preservación del tiburón y sacarlo de la lista de animales en peligro de extinción”, explicó Mauricio Rovirosa, Director de operaciones de Shark Tower Cancún y Grupo Luximia.

La finalidad de este laboratorio (el primero en su tipo en América Latina) que estará dentro de la misma torre para que la fundación Saving Our Sharks tenga un espacio para seguir estudiando al tiburón bajo tres líneas de investigación en ecología, genética y biología molecular para que la fundación lleve a otro nivel sus acciones para proteger al tiburón.

Desde el 2017 Shark Tower Cancún y Saving Our Sharks han unido esfuerzos en su misión de salvar al tiburón que es una especie fundamental para que exista la vida en este planeta. Sin tiburones, habría sobrepoblación de animales peligrosos que lastimarían los corales, haciendo que la temperatura del planeta suba, modificando seriamente los patrones de vida actuales.

De acuerdo con Saving Our Sharks, en el caribe mexicano se tienen identificadas 27 especies de tiburón y es común encontrar especies como el tiburón toro, tiburón tigre, diversas especies de tiburón martillo e incluso otras que no se habían vislumbrado en la zona como el Six Gills, especie prehistórica de la que se sabe muy poco pero que conoce habita en los mares profundos.

Desde que comenzó la alianza de Shark Tower y la fundación se han logrado:

  • Salvar a más de 100 hembras preñadas de tiburón toro y a sus crías
  • Conseguir un acuerdo con los pescadores de la zona para arreglarles su cámara hiperbárica, y a cambio los pescadores se han comprometido a no pescar tiburones menores de 2 metros
  • Se ha dado capacitación en buceo para mostrar el nado turístico con tiburones que les es más redituables que comercializar las aletas para consumo humano.
  • Se han instalado programas de telemetría acústica, satelital y visual para monitorear a los animales en tiempo real en Quintana Roo y hasta Bélica y en todo el Golfo de México.
  • Se ha brindado educación ambiental en escuelas, universidades así como en congresos y conferencias a más de 100 mil jóvenes.
  • Se creó la primera guía de identificación del tiburón toro en todo el caribe.
  • Se creó el primer congreso internacional de tiburones y rayas.
  • Con el apoyo de Shark Tower, la fundación Saving Our Sharks ayudó a crear la Reserva de la Biósfera del Caribe Mexicano

Aunque Shark Tower está al 90% de su construcción y con ello el laboratorio de investigación, se tiene previsto que sea entregada en el último trimestre de este año para comenzar con los estudios. Mientras, continúa la labor de Saving Our Sharks con Shark Tower para preservar la vida del tiburón en el Caribe Mexicano quienes.

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *